La luz que nos guia : Faro Cabo de Palos

Y cuando el viajero crea sentirse desorientado mirará al horizonte y lo verá…. Imponente se nos muestra el faro, que ya ha cumplido sus 150 años y sigue con su majestuoso aspecto, que ha enamorado tanto a turistas como a marineros….

La historia del faro se remonta a la época de los Cartagineses, de la que hay constancia, según Plinio el Viejo, de la existencia de un templo erigido al dios Baal Hammon.

Ya en época de Felipe II es cuando podemos hablar de un entramado de torres vigía, como ya comentábamos en la entrada anterior de El Estacio, para poder luchar contra los ataques de  piratas berberiscos. Esta torre se denominó de San Antonio. Posteriormente se aprovecharán los materiales de esta torre para la construcción del faro.
El faro, tal como lo conocemos, se comenzó a construir en enero de 1863, bajo un plan ideado en el reinado de Isabel II, entre 1842 y 1847, este sería el Plan de Alumbrado Marítimo. La inauguración tuvo lugar en 1865. 
Mientras que se finalizaba su construcción se terminó el faro de las Islas Hormiga, en 1862. En 1869 un fuerte temporal destruyó el faro de las Islas, llevándose consigo la vida de la esposa e hijos del farero. Esta tragedia fue la que dio paso a la construcción de un faro macizo, en el que ya no habitaría nadie en el futuro. Funciona como un faro esclavo del de Cabo de Palos.

El faro de Cabo de Palos es una construcción de 50 metros de altura. Proyectado por los ingenieros Juan Romero Rocafull y Evaristo de Churruca. Posee un primer cuerpo cuadrado, que se habilitó para acoger la escuela de torreros, y más tarde se convertiría en la casa del farero. Se iluminó por primera vez el 31 de enero de 1865, con una lámpara de oliva. No sería 
hasta 1960 cuando llegó el tendido eléctrico del pueblo, y con ello la modernización del 
sistema del faro.

Las aguas de Cabo de Palos y la reserva marina de las Islas Hormigas poseen una gran riqueza dentro del Mediterráneo, con infinidad de especies que cohabitan con innumerables restos de 
naufragios. Uno de los más conocidos es el Sirio. Este trasatlántico italiano se hundió en 1906, entre las Islas Hormigas y el cabo, en lo que se conoce como Bajo de Fuera (una elevación rocosa que puede provocar que barcos de gran calado encallen, provocando su hundimiento). 
En esta tragedia perdieron la vida más de 500 emigrantes. 
Otros restos significativos, entre otros muchos, corresponderían a la batalla naval más 
importante librada durante la Guerra Civil. Esta tuvo lugar en la madrugada del 5 de marzo de 1938. Las flotas de los bandos republicano y nacional se encontraron a 70 millas de Cabo de Palos casualmente. Esta batalla supuso un gran número de bajas, unos 700 muertos y un centenar de desaparecidos. 
No podíamos cerrar esta entrada sin hablar de una gran compañera nuestra, presente entre Faro de Cabo de Palos y la reserva de las Islas Hormigas…. Nuestra querida pradera de Posidonia oceánica, un ecosistema de gran importancia ecológica, exclusiva del Mediterráneo, y que nos oxigena cada día….

Uno de los puntos de referencia para nuestras visitas con grupos  en la Panoramica de la Manga y Cabo de Palos, donde los turistas en grupo contemplan las preciosas vistas que ofrece. Un emblema de nuestra zona sin duda.


Comentarios

Entradas populares de este blog

El carismatico Puente de la risa de la Manga!

Taller Medioambiental Posidonia